Los resultados de esta nueva investigación con células madre han sido un éxito en todos los aspectos.

«Después de haber introducido el virus del VIH vivo en ratones transplantados, se ha podido demostrar que las células madre con genes resistentes al VIH fueron protegidas de la infección y sobrevivieron frente a un desafío viral, manteniendo normales los niveles de CD4 humanos», dijo Anderson. Las  T-células CD4 + son un tipo de célula inmune especializada que ataca el VIH y que utiliza para hacer más copias del VIH.

 

células madre vih

 

«En realidad, lo que presenciamos fue una expansión de células resistentes al reto viral, ya que otras células que no eran resistentes estaban siendo exterminadas, y sólo quedaban las células resistentes. Aquellas que consiguieron sobrevivir  se hicieron cargo del sistema inmunológico y lograron mantener los niveles de CD4 en unos valores normales», agregó Anderson.

Los datos proporcionados a partir del estudio confirman la seguridad y eficacia de esta combinación del vector lentiviral anti-VIH en un entorno de terapia génica con células madre hematopoyéticas para el tratamiento del VIH. Así se ha logrado validadar su potencial aplicación en futuros ensayos clínicos en humanos. El equipo ha presentado una solicitud de subvención para ensayos clínicos en humanos y actualmente está buscando la aprobación regulatoria, que es necesaria pasar a los ensayos clínicos.

«Esta investigación representa un paso importante en nuestra lucha contra el VIH / SIDA», dijo Richard Pollard, jefe de enfermedades infecciosas de la Universidad de California en Davis y uno de los coautores del estudio. «Los ensayos clínicos podrían darnos la información crítica que necesitamos para determinar si nuestro enfoque verdaderamente representa una cura funcional de una terrible enfermedad que ha afectado a millones y millones de personas»

El estudio representa un punto de partida a un nuevo enfoque en el tratamiento de una enfermedad terrible no sólo por las consecuencias físicas que tiene en los pacientes si no también por el daño moral en la sociedad. Quizá las células madre puedan tener la respuesta a este reto.