Las células madre juegan un papel clave en cómo el colesterol malo provoca la aterosclerosis en humanos

Un grupo de investigadores  de la Universidad de Búfalo están alcanzando una comprensión más rica de la aterosclerosis en los seres humanos. Estos estudios revelan un papel clave para las células madre que promueven la inflamación arterial.

colesterol malo
By Nephron (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0) or GFDL (http://www.gnu.org/copyleft/fdl.html)], via Wikimedia Commons
La investigación fue publicada recientemente en PLoS ONE . Extiende a los seres humanos los hallazgos previos obtenidos en animales de laboratorio por los investigadores de la Universidad de Columbia que revelaron que los niveles altos de colesterol malo (LDL), provocan la aterosclerosis mediante la estimulación de producción de células madre / progenitoras hematopoyéticas (HSPC s).

«Nuestra investigación abre un nuevo enfoque potencial para la prevención de los ataques al corazón y los derrames cerebrales, al centrarse en las interacciones entre el colesterol y las HSPCs «, dice Thomas R. Cimato, MD, PhD, autor principal del artículo de Uno PLOS y profesor asistente en el Departamento de Medicina en la Escuela de Medicina y de Ciencias Biomédicas  en la Universidad de Buffalo.

Señala además que el descubrimiento de la importancia de este tipo de células madre en la aterosclerosis podría conducir al desarrollo de una terapia útil en combinación con las estatinas, o en lugar de ellas en aquellas personas que no las toleren.

El estudio demostró por primera vez en seres humanos que los niveles altos de colesterol producen un aumento de las células madre de la médula ósea en el torrente sanguíneo, a través de aumentos en la IL-17, una proteína que está implicada en muchas enfermedades inflamatorias crónicas, incluyendo la aterosclerosis. IL-17 aumenta los niveles de factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF), lo que libera las células madre de la médula ósea.

También encontraron que las estatinas reducen los niveles de HSPCs en la sangre, pero no todos los sujetos respondieron de manera similar, dice Cimato.

«Hemos extrapolado a los seres humanos el mismo comportamiento que otros científicos encontraron en otras investigaciones con ratones, acerca de las interacciones entre el colesterol malo (LDL) y los HSPCs», explica Cimato. La demostración de que un hallazgo en animales de laboratorio es igualmente relevante en el ser humano es digno de mención, añade Cimato, investigador en el Centro de Investigación Clínica y Traslacional de la UB (CTRC).

«Esto es especialmente cierto con los estudios de colesterol», dice, «porque los ratones utilizados para estudios de aterosclerosis tienen niveles muy bajos de colesterol al inicio del estudio. Nosotros los alimentamos dietas muy altas en grasa con el fin de estudiar el colesterol alto, pero no es fácil de interpretar cuáles son los niveles en los ratones equivalentes a los de los seres humanos y se desconoce si la extrapolación a los seres humanos será válida «.

Cimato añade que el grado de aumento del colesterol malo en los estudios del ratón es mucho mayor que el que se detecta en los pacientes que acuden al hospital con un ataque al corazón o un derrame cerebral. «El hecho de que esta conexión entre las células madre y el colesterol malo en la sangre que se encontró en los ratones también resulta ser cierto en los humanos es bastante notable», dice.

Cimato explica además que el salto de los roedores con niveles muy altos de colesterol LDL a los seres humanos requiere algunas medidas creativas, como la manipulación de los niveles de colesterol LDL de los sujetos a través de la utilización de tres tipos diferentes de estatinas.

El estudio incluyó el seguimiento durante un año de una docena de personas que desconocía la enfermedad de la arteria coronaria y que se encontraban bajo tratamiento de estatinas durante períodos de dos semanas, separados por intervalos de un mes cuando no estaban medicados.

«Nos inspira conocer el mecanismo de cómo el colesterol malo LDL afecta a la movilización de las células madre en humanos», dice Cimato. Los investigadores de la Universidad de Buffalo encontraron que el colesterol malo modula los niveles de las células madre que los forman los neutrófilos , monocitos y macrófagos, los tipos de células primarias que intervienen en la formación de la aterosclerosis.

El siguiente paso, dice, consiste en descubrir si las HSPCs y los niveles altos de colesterol malo, están conectados a los accidentes cardiovasculares, como los ataques cardíacos y los problemas cerebro-vasculares.