Un estudio japonés aumenta las esperanzas de encontrar una cura para la calvicie.Los científicos realizaron el análisis utilizando folículos creados a partir de células madre. Los investigadores han implantado estos folículos en ratones que no tenían pelo con el objetivo de fomentar su crecimiento.

Investigadores japoneses han cultivado con éxito el pelo en ratones sin pelo mediante la implantación de folículos creados a partir de células madre. La noticia que se anunció en abril de 2011 generó nuevas esperanzas de encontrar cura definitiva para la calvicie.

 

células madre calvicie

Dirigido por el profesor Takashi Tsuji de la Universidad de Tokio de Ciencias, el equipo consiguió aislar los folículos pilosos para después trasplantarlos en la piel de ratones que no tenían pelo.

Los ratones, con el tiempo, han visto cómo su cabello crecía de nuevo. Este nuevo pelo continuó regenerándose, siguiendo con los ciclos normales de crecimiento, es decir crecía nuevo pelo en el folículo después de que el pelo viejo se cayera.

Las células madre que se cultivan para generar nuevos órganos o tejidos, en general tienen que ser extraídas de embriones, esto significa que suelen ser embrionarias. Sin embargo Tsuji y sus investigadores encontraron que los folículos pilosos pueden ser cultivados a partir de células madre adultas.

«Nuestro estudio demuestra así no sólo la posibilidad de conseguir la regeneración del cabello, sino también la realización de cultivo de órganos mediante bioingeniería usando células adultas», dijo.

Se espera que la combinación de las tecnologías nuevas y las ya existentes, mejore el tratamiento de la calvicie, posiblemente permitiendo a la gente a utilizar sus propias células para las realización de implantes que puedan devolverles su pelo.

«Nos gustaría empezar la investigación clínica en un periodo de tres a cinco años, por lo que un tratamiento efectivo para los pacientes en general podría estar disponible dentro de una década», dijo el investigador Koh-ei Toyoshima.

El estudio ha sido publicado en la revista Nature.